Aceite de Argán para el afeitado y cuidado de la barba


La aplicación de aceite de argán después del afeitado, deja una piel mucho más elástica, calma la irritación y lo más importante es que neutraliza los radicales libres que causan los signos del envejecimiento.

Por ello es que, su uso diario, sin diluir o mezclado con tu crema hidratante o after shave; el mejor reparador para después del afeitado. Además, estarás ayudando a tu piel a reducir al mínimo líneas finas de expresión y pequeñas arrugas además de dejar una piel mucho más luminosa, confortable, hidratada y elástica.

No tapa los poros ni produce granitos, al contrario: su uso es recomendable en pieles grasas y acnéicas por su efecto sebo regulador, antiséptico y cicatrizante. El uso de aceite de argán es una buena forma de mantener a raya los granitos y la piel grasa sin agredir nuestra piel.

Si ya usas habitualmente aceite de argán, es probable que jamás olvides ponértelo antes de salir de casa, ya que ayuda a que tu piel se mantenga suave, protegida y con un aspecto saludable durante el día. Además, gracias a su potente efecto antioxidante es un eficaz antiarrugas, por lo que al mismo tiempo que protegemos nuestra piel también evitamos su envejecimiento.

El uso Aceite de argán también es un elemento de afeitado anti edad, y un elemento, especialmente concebido para el rasurado de la cabeza.

Aceite de Argán para la barba, hidratar la barba es uno de los pasos más importantes que debemos de seguir para conseguir un aspecto saludable y brillante en ella.

No solo estamos hidratando y fortaleciendo el propio pelo, sino también la piel de debajo. Nuestra piel de la cara juega un papel importantísimo en el desarrollo del pelo, pues una piel muy seca o descamada, ralentizaría el crecimiento.

Para hidratar la barba no nos vale solo con agua y el lavado. Tampoco nos vale una crema hidratante convencional, pues estas cremas están pensadas únicamente para la piel de la cara y por sus componentes no van a tratar muy bien el pelo de nuestra barba. Estos productos, secan el pelo, dejándolo áspero y difícil de domar y peinar.

Basta con verter una pequeña cantidad de aceite de argán en la palma de la mano (aproximadamente como del tamaño de una moneda de 2 céntimos, aunque si tenemos una barba más grande, llegaremos al tamaño de una moneda de 5 céntimos).

Frotamos y repartimos sobre las dos manos e inmediatamente y empezando por la parte de abajo de la barba, “hincamos” los dedos para que lleguen a la piel y subimos, impregnando del aceite de nuestras palmas los pelos a través de los que pasamos. Luego lo hacemos desde las mejillas hasta abajo y por último el bigote, hasta gastar la cantidad que habíamos echado en nuestras manos.

Olvídate de la caspa en la barba y las descamaciones, el aceite de argán es un producto recomendado para cuidar la barba.

 

 

 

Esta entrada aparece primero en Blog Conargan.

Aceite de Argán para el afeitado y cuidado de la barba
5 (100%) 19 votes
Si te ha resultado interesante, Comparteló:Share on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0